Carolina Ruggero

Un blog de «El Correo de las Indias»

Un blog indiano

videoblog

libros

Modelando II


Hace ya algún tiempo puse en duda la posibilidad de replicabilidad y/o escalabilidad de aquellas intervenciones sociales que son consideradas exitosas, e intenté dar el puntapié inicial para construir modelos de intervención que dejen lugar a especificidades al momento de cada diseño concreto.

Creo que el desafío es pensar con mirada amplia y dejar lugar, desde el mismo momento del diseño, a las particularidades y, decía en ese momento, a la sorpresa y el aprendizaje más que al transplante o la multiplicación.

Qué deberían entonces tener en cuenta estos tipos de propuestas de intervención? En qué pensamos cuando pensamos una política o proyecto que debe servir para cualquier caso pero que no debe pensar en una población en particular?

El primer paso es reflexionar sobre los objetivos, es decir, definir qué es lo que esperamos conseguir con esa intervención. También a este tema fueron dedicadas algunas líneas, referidas principalmente a las distintas miradas que pueden definir dicho objetivo. En mi caso, cuando hablo de políticas que tienen como objetivo la inclusión, inmediatamente estoy pensando como siguiente objetivo la generación de autonomía.

Luego hay que hacerse muchas preguntas, por ejemplo: Qué características tiene esa población? Qué herramientas puedo aportar para que se genere mayor autonomía? De ser cumplido mi objetivo, tendrán esas personas condiciones equiparables a quienes se encuentran en situación más favorecida? Es mi aporte sustancial? Tiene sentido la intervención? etc.

Y finalmente trazarse una forma de intervención, algo así como un conjunto de reglas que nos permita, ordenadamente, ir relevando las particularidades: De qué forma me acerco a relevar necesidades, cómo escucho y qué devuelvo, cuál es mi aporte desde los conocimientos con los que cuento, etc

Paralelamente, debemos listar por un lado los condicionantes como los económicos y/o institucionales; y por el otro las características con las que sí o sí deberá contar el proyecto, por ejemplo: debe ser innovador, debe ser creativo, debe apuntar a ampliar la mirada de las personas, debe hacer accesibles nuevos conocimientos, debe apuntar a la accesibilidad al mercado, etc

Recién ahí, con esta información y estos parámetros a la manera de un marco o plataforma, podemos pasar a pensar qué proyecto es el adecuado para esa comunidad, es decir, ir definiendo cuáles serán las acciones precisas que den sentido a ese proyecto prediseñado. Qué lo hará realmente cumplir con sus objetivos de manera participativa y creativa y cómo será el día a día entre los trabajadores del proyecto y sus destinatarios.

Sinceramente, creo que si este macro está más o menos bien definido, cada proyecto puede ser rico, innovador y exitoso. Por eso es que me gusta pensar todo el tiempo en ese punto de partida depurado, al que luego le agregamos ingredientes particulares para poder hacer cada vez mejores y mejores propuestas.

Claro, para aquellos a los que nos gusta emprender proyectos nuevos cada vez, esta es la parte más difícil e invito fuertemente a colaborar en su construcción.

«Modelando II» recibió 0 desde que se publicó el Martes 29 de Noviembre de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Carolina Ruggero.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.