Carolina Ruggero

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperaativas de las Indias

videoblog

libros

Los Dioses somos nosotros

La responsabilidad de los seres racionales para con aquellos que nos rodean es avanzar y arriesgarnos cada vez más, mejorar lo que no salió tan bien, crecer, explorar, incrementar ciencia, técnica e imaginación. Inventar cosas que nos permitan vivir cada vez más y mejor junto a aquellos que nos rodean y, de esa manera, construir un mundo mejor.

Interestellar
Disclaimer: este post puede contener spoling. Esto quiere decir que si no viste Interestellar, arderás en deseos de verla después de leerlo aunque posiblemente pierda un poco el efecto novedad.

Interestellar es una peli de ciencia ficción, de viajes en el tiempo, distópica y utópica al mismo tiempo, desesperante, optimista, subversiva.

La historia va de los últimos días del planeta Tierra. Nubes de polvo y plagas que acechan uno a uno los cultivos hacen que la vida en el planeta sea paulatinamente inviable, llevando la necesidad de la especialización agraria a tal extremo que comienzan a negarse ciertos avances históricos de la ciencia en la educación infantil para que nadie desenfoque del objetivo: cultivar la tierra para poder comer.

El protagonista, ex piloto de la NASA devenido en granjero, cultiva en sus hijos el amor por la ciencia e incentiva a su hija a utilizar la explicación científica ante cualquier evento sobrenatural. Además, en los ratos libres, se dedica a cazar drones que siguen volando desde tiempos anteriores al desastre. Sin embargo, a escondidas, la NASA sigue funcionando y, en paralelo a múltiples señales tanto en la Tierra como fuera de ella, están trazando planes alternativos para salvar a la humanidad toda. Para ello, es imprescindible salir a explorar planetas viables para la vida humana.

Y aquí comienzan a sucederse explicaciones y visualizaciones de agujeros negros, agujeros de gusano, galaxias lejanas, tiempos alternativos… una aventura que nos pondrá en tensión constante, no debida a posibles accidentes que provoquen la muerte inminente, sino a decisiones que se relacionan con el futuro de la humanidad en contraposición al futuro de las relaciones personales de los mismos protagonistas: bajar en un planeta o no puede significar una diferencia de 20 años en los que los seres queridos  paralelamente envejecerán en casa; decidir iniciar una colonia nueva en otro planeta significaría abandonar esperanzas de salvar a quienes viven en la Tierra en ese mismo momento…

Y este es uno de los trazos más subversivos de la película porque, si bien la humanidad está en juego, fallar o no a sus seres queridos es una tensión fundamental del protagonista incluso ante la salvación del género humano enarbolada por quienes (quizás) terminen siendo los verdaderos enemigos.

Otro trazo argumental distintivo es el que esbozaba más arriba: la apuesta por el avance de la ciencia opuesta a un miedo por lo impredecible traducido en una especie de ignorancia arrogante y decrecionista.

Esto último está en relación con ciertos acontecimientos catalogados como paranormales que se terminarán reconociendo como potencialidades científicas posibilitadas por los saltos temporales pero, por sobre todas las cosas, por la voluntad de negarse a aceptar una realidad opresiva que limita el desarrollo. Esa realidad tiende a explicar los fenómenos como imposibles o realizados por inteligencias superiores, entendiéndose esta superioridad como paranormal, divina o extraterrestre.

Sin embargo, y aquí el mayor spoiling de este post y la subversión más grande de esta película, aquello que es interpretado como fenómeno termina siendo ni más ni menos que la evolución del pensamiento, la ciencia y la técnica realizada por aquellos que creyeron que en ese desarrollo estaba el futuro del género humano pero, por sobre todas las cosas, la posibilidad de creer y querer a sus seres queridos. Porque, frente la retórica que intenta imponer constantemente como ««lo más racional» la «salvación de la Humanidad», algunos de los protagonistas presentan como lo más racional la defensa de su comunidad de afectos.

Hace casi un siglo que la Teoría de la Relatividad General fue expuesta en una ecuación. Esta teoría sigue siendo utilizada sin fallos por físicos y cosmólogos. Hacer un listado solo de los descubrimientos que cambiaron la vida de gente normal a lo largo de los últimos cien años nos ocuparía páginas y páginas. Sin embargo, cada vez nos enfrentamos a más discursos proclamando que lo que hay que hacer es dar un paso hacia atrás: volver al origen, retroceder un poco para igualar las posiciones de largada, reducir o prohibir todos aquellos avances que tengan externalidades negativas… como si olvidaran que la responsabilidad de los seres racionales para con aquellos que nos rodean es avanzar y arriesgarnos cada vez más, mejorar lo que no salió tan bien, crecer, explorar, incrementar ciencia, técnica e imaginación. Inventar cosas que nos permitan vivir cada vez más y mejor junto a aquellos que nos rodean y, de esa manera, construir un mundo mejor.

Nota: El «working title» que le puso Christopher Nolan a esta película mientras la estaba filmando fue «Flora’s Letter». Flora es la hija mayor del realizador y su película una carta de amor para ella.

«Los Dioses somos nosotros» recibió 48 desde que se publicó el Martes 31 de Marzo de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Carolina Ruggero.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. david dice:

    Me encantaron los tres mensajes: que el decrecionismo lleva a la extinción y la pobreza y no a la utopía rural, que los dioses somos nosotros y que al mismo tiempo que hace falta escala para poder ir al espacio, lo que de verdad nos mueve no es ninguna comunidad imaginada, ni siquiera la idea de Humanidad, sino nuestra pequeña comunidad real y los afectos que la construyen.

    Evidentemente estas tres ideas, por mucho que fueran dentro de un guión casi perfecto, encarnadas por el mejor actor del momento y con una estética increíble, son demasiado subversivas como para que la película tuviera «hype».

    El poder establecido, descompuesto, quiere a su alteridad decrecionista, temerosa, ruralizante. Se gasta mucho en promocionar el elogio del atraso y la pobreza -véanse todos esos documentales de TVE- la idea de la «soberbia de la ciencia», la «vuelta» a la vida rural y las bondades del corsé religioso o parareligioso.

    Maravillosa película, miserable poder que solo puede promocionar la peor y más cruel de las distopías, el decrecimiento, como «sueño» para la especie.

  2. nat dice:

    Qué guapísimo tu post Caro! Interstellar es para mi la mejor película desde el año 2000. Con un argumento muy incómodo para lo que es el discurso social instalado. No le hace falta enfrentar el decrecimiento, sólo mostrar la forma de vida en la que desemboca. Restricciones, enfermedad, pérdidas de todo tipo… Pero lo que más me gusta de todo es el amor por el conocimiento, el amor por la comunidad real y el compromiso. Creo que el conflicto entre los afectos propios y el bien universal se plasman muy bien en la película. De forma inevitable, la nueva NASA o lo que queda de ella al principio, sigue representando el principio de orden. A pesar de todas las teorías espacio-temporales es único hasta el fin 😉 Con todo ello, peliculón!

  3. david dice:

    @nat @carolita para mi, la mejor peli americana de ciencia ficción desde «Blade Runner»

  4. david dice:

    Por cierto, no me había dado cuenta de que la Semana Santa empieza mañana… qué titular más oportuno 🙂

  5. carolita dice:

    @david Sinceramente, la peli me encantó y me llamaron la atención muchas cosas. Pero no fue hasta que tu me llamaste la atención sobre que era disonante que me percaté de cuáles eran los argumentos disruptivos que me habían gustado tanto.

  6. carolita dice:

    @nat Me gustó mucho cómo, aunque es una peli de ciencia ficción, no exagera en los argumentos. Hasta el momento en que se sanciona a la niña por difundir la llegada del hombre a la luna, no sólo no se sobreexplica sino que además se presenta un argumento muy racional de el por qué hacerlo.

  7. carolita dice:

    @david Siii!!! Jag Sameaj para todos!!!

  8. david dice:

    @carolita @nat Ese es el mejor momento para mi. Imaginar un estado decrecionista, justamente ese cuadrante que en nuestro mapa de ideologías queda todavía vacío. Lo que hace la crítica demoledora es que ese estado hable desde la sensatez y desde el «bien común», frente al protagonista que habla desde lo que quiere para sus hijos y lo que le conmueve a él. Ahí es cuando te das cuenta de hasta qué punto el individualismo puede ser comunitarista y hasta qué punto el «bien común» puede acabar con todos muertos.

  9. maria dice:

    Maravilloso el post y maravillosa la peli. Una oda al progreso 🙂

  10. nat dice:

    @david @carolita No recordaba el detalle de la llegada a la luna, muy acertada tu reflexión.

  11. gustavo dice:

    @nat @david @carolita He visto la película esta tarde por los comentarios y me ha encantado. Me ha parecido muy chungo cuando dejaban morir al hijo por oponerse a que lo curen porque era "la ciencia que destruyó el mundo". Me recuerda a cuando en la edad media era pecado la medicina porque era intervenir en la voluntad divina.

  12. gustavo dice:

    @nat @david @carolita la NASA como zona de expeción que todo Estado tiene, donde incumple de manera organizada e intencionada su propia legalidad.

  13. carolita dice:

    @gustavo @nat @david Me había olvidado de ese detalle, de el cómo se contrapone la medicina al cultivo de la tierra… cómo un diagnóstico de enfermedad se liga sin mediación alguna a la inviabilidad de la tierra familiar.

  14. dbelser dice:

    @david @carolita @nat Hay que releer Los desposeidos, de Ursula K Le Guin

  15. david dice:

    @dbelser @carolita @nat Me lo llevo de vacaciones 🙂

  16. aleixq dice:

    @david @dbelser @carolita @nat De las únicas que vi en el cine el año pasado y estoy totalmente de acuerdo, muy grande, trepidante y sin un solo tiro en toda la película. Desde el momento en que van a a la caza del dron para reaprovechar tecnología militar para DIY’s, ya me tuvo enganchado. Me encantó cuando Cooper le dice al maestro listillo que es más preciso con la talla de sus pantalones que cuando evalúa el trabajo de su hija Murph.

  17. david dice:

    Claramente va para peli de culto! Que todos guardemos escenas en la cabeza y que esas escenas tengan que ver con el núcleo de la confrontación entre decrecionistas-escuela y Cooper, no sabéis cuántos ánimos me da.

  18. gustavo dice:

    @aleixq @david @dbelser @carolita @nat Un dron supereficiente que lleva diez años de vuelo por su cuenta sin recarga de bateria… ¿por que les dio por "decrecer" si parece que ya tenían el supuesto problema energetico resuleto? ¿que pretexto tendrían?

  19. maria dice:

    @gustavo @aleixq @david @dbelser @carolita @nat el decrecimiento nació mucho antes de que se pensara en un «problema energético», con Malthus… y cuando los malthusianos empezaron a decir que el carbón se iba a acabar llegó el petróleo, así que durante mucho tiempo no siguieron por ahí. Y en su forma moderna (Club de Roma) 5 años antes de que a nadie se le ocurriera que los países productores de petróleo eran un oligopolio que podían generar una recesión. La relación entre decrecimiento y supuesto fin del petróleo es muy muy reciente y tras 5 cambios de fecha del apocalipsis que llevamos ya, parece que lo han ido pasando a segundo plano.

    Resumiendo: no hace falta que una sociedad tenga problemas energéticos para que el decrecionismo triunfe. El decrecionismo, como el cinismo griego y su rechazo a la ciudad o el culto a la pobreza de la Iglesia al emerger la revolución comercial es expresión de otra cosa: «Todo orden caduco, incapaz de imaginarse, de proyectarse ya hacia el futuro como útil para las personas, destruye riqueza social en sus estértores con tal de no cambiar las estructuras de poder. Promocionará entonces la pobreza «voluntaria» que impone para la gran mayoría a través de la crisis económica, del derroche ineficiente de recursos, la guerra y la apropiación directa de rentas y exacciones. Nos elogiarán el decrecimiento, crearán espacios para pobrezas estéticas y vendrá cada vez más represión de los que sueñan con un mundo sin escasez»

  20. maria dice:

    @maria @gustavo @aleixq @david @dbelser @carolita @nat y otra cita estupenda encontrada buscando la anterior:

    «Y es que resulta fácil olvidar, para quien se siente culpable de sus consumos suprefluos que casi 4000 millones de personas viven en un nivel crítico de escasez, que de ellos 2500 millones consumen por debajo de sus necesidades alimenticias básicas y que 1200 millones no tienen siquiera acceso al agua. Es más, resulta difícil admitir, en los países desarrollados, que en las casas de una buena parte de las clases trabajadoras de los países centrales es difícil encontrar nada que sobre más allá de cuatro consumos hosteleros compensatorios necesarios para aguantar psicológicamente unos ritmos de trabajo, precariedad y descomposición social cotidiana crecientes.

    La función de «la catástrofe» en el planteamiento decrecionista no era menor. No es lo mismo discutir sobre cómo se adapta uno a lo inevitable (por terrible que sea) que sobre lo deseable o no que resulta un sistema social alternativo. Es más, si eliminamos del argumento la dramática reducción poblacional que el catastrofismo explicaba como inevitable, los números son contundentes: ni siquiera mantener la producción global actual con una distribución igualitaria de ingresos y riqueza permitiría un mundo sin pobreza. Hay que producir más, de otra manera y con nuevas prioridades. Producir menos, por mucho que se redistribuya, mataría más y más gente de hambre y pena. Así de simple.»

  21. gustavo dice:

    @maria @aleixq @david @dbelser @carolita @nat En síntesis: el decrencentismo son las típicas profecias del fin del mundo de "¡Arrepentíos!" y el argumento del fin  de los recursos es coyuntural. ¿No?

  22. david dice:

    @gustavo @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat Creo que más allá de los creadores y un puñado de líderes, que son neomalthusianos puros y duros, el perfil psico-ideológico que yo he encontrado por ahí tenía tres componentes:
    1.los culpógenos: el tradicional sentimiento cristiano de culpa, ahora con sabor ecológico.
    2.los apocalípticos: normalmente gente que viene de un marxismo en versión simplista y que cambia el sueño de la revolución -que implica crear un movimiento de masas- por el sueño de la catástrofe -la naturaleza en vez del proletariado se rebelan y obligan a todos a hacer justo justo lo que ellos quieren.
    2.los estetas: gente a la que le resulta inimaginable cambiar realmente su vida y construir una alternativa comunitaria real con los suyos, así que mejor lo ponen en el futuro y se justifican diciendo que se quedan de predicadores en la corrupta ciudad (igual que los cínicos griegos)

  23. gustavo dice:

    @david @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat Creo que llevas razón, confirmo con casos que he visto:

    1) es lo que más hay y con lo que peor me llevo, díria que esa es base de todo el decrecentismo. 
    2) conozco decrecionistas, que creen que son marxistas únicos y verdaderos, incluso con militancia en algun partido comunista, pero que o no se leyeron a marx, o no lo entendieron, o hicieron una interpretación delirante. El marxismo hasta hace un tiempo de siempre había sido productivista, de hecho marx se quejó de que con el capitalismo las fuerzas de producción estaban bloquedas y que con el socialismo quedarían liberadas. Muy lejos de proponer menos desarrollo. Otra cosa fueron las "soluciones"
    3) Calumniadores parecidos a los culpógenos (me ha gustado esa palabra), persguien el mismo fin de envenenar. Puede que así se expandiera el cristianismo temprano, con una cadena de envenenamientos, una zombificacón lenta. Se quedan porque saben que les va mejor que si pusieran en practica lo que predican. Conozco un caso que incluso admite en público ser un hipócrita por tener un iphone, lo cual no lo hace menos hipócrita, sino más cínico.

    Lo de cambiar las vidas yo lo dejaria aparte, yo intento cambiar mi vida y no sé cómo. Estoy en ello, tengo confianza, y van cambiando cosas, pero no es algo del todo presente.

    Lo preocupante no es que haya cuatro, sino que que cada vez puede calar más porque la materia prima del sentimiento de culpa es abundante. Y el miedo.

  24. david dice:

    @gustavo @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat buenísimos los retratos!! No lo había pensado pero es verdad… así se expandió el cristianismo. La búsqueda consciente de martirilogio y macroorganizaión, el aporte de Enric Durán, me acaba de cerrar el modelo!

    Sobre la búsqueda de alternativas y la construcción de autonomía para la propia comunidad, bueno, aun le quedan unas cuantas correcciones, pero… a lo mejor te aporta: http://qttr.at/o0o es un intento de hacer un resumen de nuestra propia experiencia y una síntesis de la historia del movimiento comunitarista. ¡¡Espero tus comentarios!

  25. gustavo dice:

    @david @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat y habría que añadir el miedo como otra emoción básica. En un ocasión me dio por ir a un charla de decrecentistas y pude obsvervar como el ponente, con un tono sueve, iba aterrorizando a los asistentes. Además de que terminaron con un sentmiento de culpa que ya de por si daba miedo.

    El libro va de cabeza a mi ebook 😉

  26. gustavo dice:

    @carolita @david @maria @aleixq @dbelser @nat Jajaja. Fue en un biblioteca y tuve el atrevimiento de ir con un libro electrónico. Lo que me dio miedo fue la sola idea de sacarlo del bolsillo por si me quemaban en una hoguera allí mismo.

  27. dbelser dice:

    @david @carolita @nat en su día la dejé pasar y a raíz del post de @carolita me tiré a verla con mis muchachos comentándola mientras. Nos pareció un peliculon. Para mí la mejor de ciencia ficción en décadas. La escena del colé es genial, porque en dos minutos deja ver un futuro posible y sus consecuencias.

  28. dbelser dice:

    @maria @gustavo @aleixq @david @carolita @nat  es preocupante que en todas las sagas juveniles de moda se empiece con un escenario post apocalíptico. Se da por garantizado.

  29. dbelser dice:

    @dbelser @david @carolita @nat @carolita y al final lo que salva a la especie es,el amor: el amor a la ciencia y el amor a los tuyos.

  30. aleixq dice:

    @gustavo @carolita @david @maria @dbelser @nat  Y ya no te digo cuando enseñas a los niños a quemar plásticos con un cacharro para hacerse sus juguetes.

  31. dbelser dice:

    @david @gustavo @maria @aleixq @carolita @nat Y no olvidar que ya hubo una experiencia práctica decrecionista: la Camboya de Pol Pot, que vació las ciudades (fuentes de todo mal como es sabido) para obligar a la gente a ser campesinos (fuentes de todo bien). Todos los dictadores odian las ciudades no construidas a su mayor gloria. Su modelo ideal son pequeñas localidades donde todos se vigilan a todos y una buena capital con edificios que muestren el poder del estado…

  32. antonio dice:

    @david @gustavo @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat He leído un tercio del libro y me parece magnífico. No es casual que haya llegado a conclusiones similares por otros caminos, y sobre eso ya he compartido cosas con vosotros. En esa línea, os paso este texto (no sé si lo hice ya) que hace una reflexión en términos de sociedad da algo que pensáis para comunidad: "la democracia como procedimiento y como régimen" de Castoriadis. dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/174662.pdf

    Estoy tomando notas de vuestro libro que harán nuestras conversaciones más interesantes, y sobre todo pensando en qué conocimiento práctico os puede aportar la hermenéutica simbólica. Compartir es un inventazo 🙂

  33. antonio dice:

    @david @gustavo @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat ah, otra cosa! Ha sido un tónico para mi determinación de abrir el blog tras la tesis. ¿El pluguin aquel de comentar fragmentos del post que te indiqué y que te lió la plantilla, me lo desaconsejas?

  34. david dice:

    @dbelser @carolita @nat @carolita sabía que os iba a gustar!!! 😀

  35. david dice:

    @dbelser cada vez tengo más claro que el decrecionismo está alentado por el estado y los media porque es su antagonista ideal… del mismo modo que la gallina es el antagonista de los sueños del zorro.

  36. david dice:

    @dbelser @carolita @nat @carolita sip… un discurso en el que no cabrían Platón, Hegel ni Marx pero en el que el maestro Epicuro se sentiría vindicando.

  37. david dice:

    @antonio @gustavo @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat y la hermenéutica simbólica es un tema del que siempre quise aprender…

  38. david dice:

    @antonio @gustavo @maria @aleixq @dbelser @carolita @nat pues no sé. A nosotros nos hizo un siete porque es un pack de plugin y plantilla, pero si tuviera que empezar de cero un blog centrado en el contenido me parecería buenísimo, la verdad…

  39. carolita dice:

    @dbelser @maria @gustavo @aleixq @david @nat el infierno está a la vuelta de la esquina, como en los libros sobre vidas de santos. El peligro está en lo que se ofrece como camino de salvación.  como camino generacional de santidad.

  40. voylinux dice:

    Bueno, llevaba desde el día que ví que habías publicado el articulo aguantando sin leerlo porque tenía muchas ganas de ver la peli pero la tenía y aún no había podido.
    Como amante de la ciencia ficción, solo puedo saludar a la película con admiración. Lo mejor que se ha hecho en décadas en mi opinión. No es sorpresa que el señor Nolan es un maestro de la narración, pero aquí incluso se ha superado.

    En cuanto al mensaje, impecable. Alucinante ver a una humanidad que prefiere la ceguera de dejarse morir que la valentía de intentar vivir. Reflejo interesante de muchas situaciones que vemos en la actualidad.

    Me encanta Cooper. Me siento tan identificado… Seguramente por mi condición de padre, o por mi manera de entender esa responsabilidad.

    Curioso que esta misma noche y sin tener ni idea de la relación que había entre ambos temas, después de ver la película he devorado de una sentada "Los futuros que vienen" de @david .

  41. @carolita peliculón! De lo mejor de Nolan. Yo la había dejado pasar porque las últimas (inception o trascendence) me habían dejado un poco frío. Al ver esta entrada y que el hilo estaba calentito la metí en agenda de nuevo y es lo mejor que me pudo haber pasado. Una peli redonda. No sé si contra el decrecionismo, pero sí contra ese otro país de la gente que no se vacuna y es creacionista. Distintos avatares de una época donde el raciocinio está devaluado.

  42. @david @nat @carolita ostras, mira que ahí te comes cosas como Gattaca, que pone sobre la mesa un debate como la manipulación genética. Infravalorada, como Interstellar, y lo único decente que hizo Andrew Niccol después del Show de Truman. 

  43. @nosolosw @nat @carolita sí, la verdad es que Gattaca me encantó, también por toda la exaltación de la superación personal por encima de las categorías sociales por científicas que sean. Pero «Interstellar» creo que está por encima, la verdad…

  44. Carolita dice:

    @nosolosw @david @nat Creo que tengo que volver a ver Gattaca, no recuerdo absolutamente nada…
    Prometo escribir algún comentario después.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.