Carolina Ruggero

Un blog de «El Correo de las Indias»

Un blog indiano

videoblog

libros

La maleta en la cama

la-ruta-jacobiana
Para viajar, no importa el motivo, siempre se necesita información de apoyo. La principal es la que brinda la propia comunidad, las primeras consignas para «salir de casa». Pero cuando el mapa y los motivos se amplían, los orígenes de las referencias también.

Alrededor del siglo IX comienzan a proliferar mapas y guías escritos por buscadores de tesoros, especialmente relevantes en el mundo árabe medieval.

Se dice que hacia 1140, el Papa Calixto II compiló los escritos que componen el «Códice Calixtino» o «Libro de Santiago», con información de importancia para peregrinos que viajaban a Santiago de Compostela y su Catedral. Su libro V era una guía de viaje para los peregrinos que venían de Francia, y además de brindar información acerca de la ciudad, de los caminos y de la catedral, contaba detalles del Camino a Santiago, describía los pueblos peninsulares por los que se tendría que pasar, la gastronomía, la gente que habitaba en ellos, las zonas peligrosas, etc. Daba detalles hasta del vocabulario que debería usarse -las lenguas romances, todavía no «nacionales» eran un continuo que variaba de valle en valle- o de la calidad del agua que se encontraba en el camino, y sugerencias para dividir por etapas el viaje según la capacidad física de cada peregrino.

thomas-cook-journeEn 1847, intentando acompasar los diferentes husos horarios para viajeros y comerciantes, John Bredall -mano derecha de Thomas Cook- publica el primer libro de horarios con todos los ferrocarriles del continente. El libro -de más de un millar de páginas- especificaba los horarios locales de llegada y salida de trenes, su relación con la hora londinense y los tiempos empleados en los trayectos. En 1873 apareció una edición resumida, y pronto comenzarían a aparecer réplicas en América.

Con su invento -la industria del turismo- consolidado, las guías de Thomas Cook se convirtieron en herramienta fundamental también para quienes viajan por placer. Es que saber a qué horario local pasa un tren sin tener que saber cuál es el huso horario del lugar de donde sale la formación, resulta ser bastante útil.

Las expansiones comerciales y coloniales trajeron consigo numerosos relatos que contaban aquello que todavía había sido visto por solo unos pocos. Se describía cómo era el viaje y las ciudades a las que se llegaba, sus olores, sabores y conversaciones. En cuanto a los territorios «salvajes», el escrito se convertía en relato de aventuras.

excursión a los ranquelesHacia mediados del siglo XIX, el concepto de viaje cambia de significado: son los criollos acomodados los que comienzan a contar qué hay más allá del mar y quiénes habitan el interior del territorio devenido nacional. En aquellas épocas de periodismo amateur, las crónicas de viaje fueron también importantes obras literarias escritas desde la mirada de los más aventureros de las familias más prominentes de ciudades como Córdoba, Lima o Buenos Aires.

El Manual del Inmigrante Italiano

Inmigrantes-en-Dársena-Norte-299x300«El Manual del inmigrante Italiano» de 1813, lo entregaban las compañías organizadoras de los viajes migratorios a quienes partían de Italia hacia Argentina. El manual comenzaba quitando el temor a cruzar el mar:

Hoy los naufragios o roturas de las naves son muy raros porque las mismas son fuertes y resisten bien las más feroces tempestades. Los hombres de a bordo tienen mucha práctica en el mar, al que las cartas náuticas describen minuciosamente y de modo exacto. En caso de niebla o en las maniobras en los puertos, existe la posibilidad de choque de una nave contra otra, especialmente si el buque se viera averiado en un timón. Pero estos casos son rarísimos. Los desastres ferroviarios son, sin duda, mucho más frecuentes. Para tener un buen fin, cada pasajero dispone de un salvavidas que está bajo el cabezal de su cucheta. Sirve para mantenerse a flote si la situación fuera tan desesperante como para que debiera arrojarse al mar.

Luego sigue con numerosas consignas para comportarse en el viaje, normas de civilidad y convivencia. Se les describe paso a paso lo que pasará al desembarcar: el Hotel de Inmigrantes, la asignación o no de tierras, las ofertas de trabajo, etc.

Asesora además sobre normas de convivencia y cuidados para comportarse según las costumbres locales:

Cuando una banda musical entona el himno nacional, todos los presentes se descubren la cabeza en señal de reverencia.

A cualquier mujer, sea una dama o una lavandera, se le dice habitualmente señora. Llamar a una donna del pueblo «mujer» no suena bien, ya que equivale a decir hembra.

Para llamar a la gente en la entrada de la casa, o cuando la puerta está abierta, no se golpea ni se grita, se baten tres veces las palmas de las manos.

En un café o restaurante se llama al camarero batiendo las palmas dos veces y agregando inmediatamente la llamada de «¡mozo!», que quiere decir camarero. No se golpea sobre la mesa o el vaso.

El aviso «está prohibido salivar» significa vietato sputare.

Para pedir socorro a un policía (vigilante), que es también un guardia de ciudad (para los casos urgentes de incendio, robo, heridas, violencia, etc.), se silba con un pito de plomo que muchos acostumbran llevar en el bolsillo.

Por la calle no se camina fuera de la vereda: de hacerlo recibiría el calificativo de «atorrante», que equivale a mendigo.

«El Manual del Inmigrante Italiano» también advertía sobre los problemas que podrían encontrar con los estafadores. El autor, luego de recopilar algunos consejos anteriores, sostenía:

Desconfíe de quien no tenga la ropa ni la autoridad para acercarse, no escuche ni historias maravillosas ni casos piadosos y sosténgase por el momento incapaz de prestar la mínima ayuda a cualquiera y muy especialmente a los que le digan haber hecho el viaje con usted, cosa que no se sabe nunca si es verdad. Sepa que existe un notable sistema para engañar al inmigrante que acaba de desembarcar; es el llamado «cuento del tío» y que en Italia se conoce como trufa all’americana

El manual terminaba, luego de numerosos consejos y recomendaciones, con un importante apartado en el que enfáticamente recomienda comprar, siempre que se pueda, productos italianos.

¿Sabe quién hará conquistar a Italia el lugar que hoy no tiene entre las naciones que exportan bienes a la Argentina? Usted, o mejor dicho: deberá ser usted, y con usted, sus compañeros… no me refiero aquí a los artículos de producción local… Usted debe favorecer las importaciones de origen italiano; comprar solamente, cuando sea posible, nuestros artículos. La nacionalidad del negociante no cuenta para nada o cuenta bastante poco. Usted debe exigir al comerciante que lo surte productos importados de Italia. Y si, por la mejor calidad, debiera pagar un poquito más, no importa: valga el dicho «quien más gasta, menos gasta». Dígalo francamente, resueltamente: «Yo quiero artículo de proveniencia italiana».

¿Y hoy?

comidas-del-mundo¿Para qué viajamos? ¿Con qué información contamos?

Tenemos posibilidades casi ilimitadas de acceso a la información y hasta traductores on line por si no está en un idioma que entendamos. Pero la información que necesitamos, ¿está en blogs, guías, agregadores y agencias on line?

Dependiendo de la ciudad, la información oficial o las guías más o menos formales no siempre nos brindan la información que precisamos y tenemos que recurrir a bitácoras y blogs de distinta índole para encontrar lo que nos interesa saber, para tener el tipo de experiencias que nos gusta en una ciudad que queremos visitar y así poder disfrutarla al máximo.

¿Y si vamos a hacer negocios? ¿qué necesitamos saber? ¿Alcanza con conocer el dato estadístico de cuánto se consume el producto que vendemos? ¿Basta con los datos de proveedores y compradores? ¿O necesitamos también saber con qué nos vamos a encontrar, de qué podemos hablar, cómo no ser malinterpretados o ser tomados como displicentes o maleducados? ¿Cómo construir nuestro propio manual como el de los inmigrantes italianos que viajaron a hacer la América?

«La maleta en la cama» recibió 1 desde que se publicó el Domingo 11 de Mayo de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Carolina Ruggero.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Me encantó la guía para inmigrantes y cómo introducen el elemento patriótico: la misión y la responsabilidad de hacer que el país de llegada se abra al mercado de productos locales. Toma épica!

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.