Carolina Ruggero

Un blog de «El Correo de las Indias»

Un blog indiano

videoblog

libros

Días de fiesta

matzah

Pésaj es la primera y más importante fiesta del calendario judío y se celebra durante siete días (ocho en la diáspora), de los cuales el primero y el último son días de reposo, en los que está prohibido el trabajo cotidiano. En ella se festeja la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto.

Pesaj significa «saltear» o «saltar» y esencialmente lo que se festeja es la libertad, porque Dios ordenó a Moisés que se matara un cordero y que con su sangre se pintaran las puertas de las casas, de esa manera se identificarían los hogares hebreos y serían salteados por Dios al momento de matar a los primogénitos egipcios. Esta fue la última de las plagas y reforzó notablemente las negociaciones que Moisés estaba llevando adelante con el Faraón para obtener la libertad.

La ansiada salida de Egipto se dio de manera inesperada y no hubo tiempo de hacer el pan en el horno como todos los días, la masa entonces se dejó secar al sol y el resultado fueron unas galletas chatas, sin fermentar.

Por esto, es tradicional durante los días de la fiesta evitar el consumo de todo alimento fermentado o leudado. Además, la primera noche de Pésaj se celebra una cena especial denominada Seder, «orden» en hebreo, y quien la preside tiene delante de sí, sobre la mesa, la keará o fuente con los símbolos del Pésaj.

El Seder está diseñado para simbolizar la experiencia de pasar de la esclavitud a la libertad. Además de Matzah (el pan ácimo), se toman cuatro copas de vino – correspondientes a las cuatro expresiones de libertad mencionadas en la Torá. En el comienzo del Seder se comen Karpas, un vegetal (por ejemplo apio, perejil o papa) remojado en agua con sal, para conmemorar las lágrimas de los hebreos por el trabajo forzado. Más adelante, se comen Maror, las hierbas amargas. Aunque muchos tienen la costumbre de utilizar rábano picante, también puede usarse lechuga. El Maror es sumergido en el Jaroset, una mezcla de dátiles, vino, nueces y manzanas, que simbolizan los ladrillos fabricados por los esclavos.

En síntesis, Pésaj es un festejo para celebrar la libertad sin perder de vista aquello de lo que nos liberamos. Es un momento para preguntarnos qué y cuánto significa nuestra libertad y quiénes la ponen en riesgo. También para pensar en qué cuestiones internas nos limitan y qué queremos ser. Son preguntas básicas, si no nos damos cuenta de qué o quién nos esclaviza, es imposible liberarnos y si no reconocemos el sentido de la libertad, no podemos festejarla.

Por eso Pésaj es una gran celebración! Es una buena fecha para reflexionar sobre aquello que nos hace más libres y planear actuar en consecuencia.

Matzah

En mi familia nunca se celebraron las festividades judías, pero para Pésaj mi madre siempre trae Matzah a casa. Como estoy lejos y en Bilbao no se consigue, esta vez me envió una receta:

Ingredientes
1/2kg de harina de matzah (o integral, o de trigo, si no conseguís)
½ cucharada de sal
1 taza de agua
3 cucharadas de aceite de oliva

Preparación
Volcar la harina junto con la sal sobre la mesada. Formar un hoyo en el centro. Agregarle el aceite y el agua de a poco mientras se va incorporando a la harina hasta formar una masa blanda. Amasarla durante 10 o 12 minutos hasta que la masa no esté elástica y nada pegajosa. Dejar en reposo cubierta con un paño durante 30 minutos.

Luego dividirla en porciones de aproximadamente 30 gramos y estirarla con el palote o aplastarla con la mano. Darle forma circular, cuadrada o triangular como más te guste. Dejarla en reposo 10 minutos y pinchar la masa con un tenedor. Espolvorear la masa con apenas harina y pincelarlas con aceite de oliva.

Cocinarla en un horno moderado de 180º hasta que estén cocidos. Quedan como galletas.

«Días de fiesta» recibió 18 desde que se publicó el Jueves 17 de Abril de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Carolina Ruggero.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Me pregunto por qué a nadie se le habrá ocurrido comercializar matzot todo el año bajo una marca tipo «Freedom crackers» 🙂

  2. María dice:

    Celebremos!

    Pésaj kasher vesameaj!

  3. daniel dice:

    Jo, esto es lo que me gusta de venir a verles acá. Aprendiendo sin parar. Feliz Pascua.

  4. A mi que me encantan la simbología y la tecnología, lo que me gusta de estas fiestas es que:

    – El patrón solar es el mismo: en el mito mitraico por ejemplo, en el equinocio de primavera, se celebraba lo que cuenta el relato de la tauroctonía. ¿Cómo? con un banquete ritual en el que se bebían los resultados del acto creador antes de que Mitra fuera reconocido por ello por Helios y se lo llevara en su carro hasta el Sol. ¿Cómo? Un banquete con tres elementos simbólicos -vino, pan y carne- que representaban los resultados del sacrificio del toro. ¿Os suena?

    – ¿Y entonces por qué Pesaj y Semana Santa no coinciden con el equinocio de primavera? Porque tecnológicamente eran unos zotes y usaban (y siguen usando ambas religiones) un calendario lunar, que no se ajusta a las revoluciones solares ni a tiros
    🙂

    • Efectivamente. Comencé en un principio el post contando que el faraón no dejaba festejar a los hebreos el equinoccio de primavera y que la celebración se hacía con el cordero o cabrito y el vino (además del pan, claro). Pero bueno, no tenía en claro cómo era que se había corrido el calendario y lo dejé… ahora lo entendí, gracias 🙂

  5. Había empezado a leer días atrás sobre la cena de pesaj. Al igual que en la celebración del año nuevo, me cautiva la simbología de la mesa y el ritual asociado a cada plato. La combinación de platos que no comes habitualmente con el significado que portan, me parece que da sentido a organizar una cena especial mas allá de preparar cosas ricas.

    • Eso es, otro buen ejemplo de «ceremoniosidad» comunitaria y de cómo la repetición ritualizada de una serie de prácticas es la base para la transmisión de valores más allá de lo normativo (que es contingente) a lo largo del tiempo. Claro que si en algo se le fue la mano al judaísmo fue en lo normativo, el levítico haría las delicias de la Comisión europea…

    • Si, totalmente. Seguramente el Pionono y el Vitel Thoné no tengan ningún sentido, al igual que los huevos de chocolate. Pero estoy segura de que el pan dulce o «panettone» sí… el pan enriquecido siempre tiene algún significado

  6. Imagen de perfil de Alan Furth Alan Furth dice:

    Buenísimas! Mi viejo tampoco celebra las festividades pero he comido matzah con él muchas veces… también recuerdo que de niño la abuela de un amigo nos hacía una sopa con una bolitas de matzah que era una delicia… qué loco que no se consiga en Bilbao no?

    • A mí también me parecía loco, hasta que se me rieron la primera vez que pregunté si había algún local que vendiera productos kasher 🙂
      Igual hay mucho producto halal y alguna cosa rusa también, más o menos así se cubre el arco gastronómico ashkenasi-sefaradí

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Entonces, el tema va de apareamiento, muerte y renacimiento de la primavera. La misma idea y los mismos símbolos reaparecen en Inanna y Dumuzi, Ishtar/Astarte y Tamuz, Afrodita y Adonis, Cibeles y Atis. Las liebres estaban consagradas a Eros/Cupido y Afrodita, ambos se suponía habían nacido de huevos. Muchos opinan que Ishtar/Astarte no era otra que la Ashtoreth de los judíos o hebreos y a ella querían festejar, a pesar de la prohibición del faraón, la pascua que terminó en éxodo y libertad. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.