Carolina Ruggero

Un blog de «El Correo de las Indias»

Un blog indiano

videoblog

libros

En mayo de 2001, George W. Bush, entonces presidente norteamericano, dio un discurso en la Universidad de Yale, su alma mater: “A los que se graduaron con honores, premios y distinciones les digo: bien hecho. Y a los que obtuvieron C, les digo: ustedes también pueden ser presidentes de los Estados Unidos

Así comienza este artículo que reflexiona sobre cierto clima de época antiintelectual, el menosprecio al saber experto, el reclamo por discursos simplificados, la desconfianza de amplios sectores ciudadanos ante el saber académico, etc.

Sin embargo, no mueve este apunte la ambición de defender al saber académico, tampoco el de llamar a la reflexión a las elites intelectuales respecto de su creciente aislamiento del consenso social. Más bien la lectura de este artículo me hizo preguntarme, desde los primeros párrafos, acerca de cuáles serán las ambiciones, expectativas y objetivos de desarrollo personal que cultiva este caldo.

«¿A qué aspiran los anti-intelectuales?» recibió 1 desde que se publicó el Lunes 29 de Mayo de 2017 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Carolina Ruggero.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Es que el artículo falla en la comprensión misma del marco… no es una descripción del anti-intelectualismo sino un ejemplo de qué lo provoca: el simplismo complaciente de unas élites que desdeñan la realidad que les disgusta y visten de oropel académico su propia posverdad.

    Por dar solo un ejemplo cuando dice que «Lepen perdió cuando se vio que no sabía lo que decía». Veamos: no hubo ningún bajón en los sondeos, al revés, consiguió subir gracias a los debates con Macron a pesar del rechazo que suscita fuera de su electorado. Y ¿por qué? Pues porque cuestionar el euro no es ninguna tontería, es el nuevo «fantasma que recorre Europa».

    El discurso sobre el «anti-intelectualismo» comenzó a cuajar cuando Johnson, cabeza entonces de la campaña del Brexit y licenciado por Oxford se rió del informe del Banco de Inglaterra y mandó a cagar a sus «expertos». No estaba siendo anti-intelectual, estaba denunciando el uso de la política del miedo que, como miembro de la élite británica conoce bien y usó él mismo en la campaña de la independencia escocesa.

    ¿He de decir que las previsiones catastrofistas del Banco de Inglaterra sobre el Brexit no se han cumplido en absoluto?

    Cada vez que escuches argumentar sobre la «postverdad» y el «anti-intelectualismo» de los nuevos movimientos en Europa, desconfía. En un 90% de los casos son intelectuales que llevan practicando intensamente la «post-verdad» desde hace años desde instituciones supuestamente respetables. Lo que ha pasado es que han destrozado su credibilidad y ahora las culpas son de los demás.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.