7 comentarios en

Ayer murió en New York mi tío Joe, Onkel Joe o Hans, dependiendo el momento de su vida. Era el último de los 4 hermanos Rosenthal que quedaba vivo, de los hermanos de mi abuela.
Con él se fueron, además de los recuerdos de la diáspora, de los relatos de cuando viajar para volver a verse era tremendamente largo y costoso; la tradición familiar de tener seres queridos a los que no conocías, de quienes recibías cartas y obsequios, a quienes les contabas que habías pasado de grado y les enviabas fotos porque las suyas estaban en tu aparador. Mi familia distribuida.

7 pensamientos en “

  1. Ale

    Hoy quizas entiendo mejor como uno puede estar cerca estando lejos, y tambien como a veces nada es suficiente para acercar al otro si no es teniendolo al lado.

  2. Pingback: Margot, el olvido y la memoria - Carolina Ruggero

  3. Pingback: El turista de la vida anodina - Carolina Ruggero

  4. Pingback: The tourist of the humdrum life

Los comentarios están cerrados.