maxiposts

Reflexiones en el País Vasco

Visité Bilbao por primera vez. Además de los pintxos, motivaron mi visita una reunión en Garum Fundatio y conocer el Guggenheim.

De mención obligada si hablamos de reconversión de ciudades, este icono bilbaíno enriquece la ciudad al tiempo que nos hace un increíble relato en el que se mezclan arte e industria.

Estos dos motivos de visita, sumado a las discusiones mantenidas en Gijón, no dejaron que mi cabeza descansara ni un instante desde hace una semana: reordenar nuestra tarea en el CMD de Buenos Aires para mi exposición, sumado a los distintos debates referidos a diferentes contextos, me terminó de convencer de que no es posible un proyecto o política que pretenda tener fines social y económicamente inclusivos, si no propone concentrarse en la dimensión productiva del grupo o población a la que espera apoyar.

Definido esto, por las dudas aclaro, que para mí una estrategia productiva dirigida a la base de la pirámide, no debe variar sus objetivos respecto a cualquier otro tipo de población. El objetivo es el acceso al mercado, la calidad y la sostenibilidad. Lo que se presenta como tema de discusión es la metodología, creo que allí sí hay mucho por definir.

Carolina Ruggero, socióloga y experta en políticas públicas