miniposts

Detrás de la columna está parado el conde Chikoff

Antoine_de_Tounens_vestido_de_Mapuche Orélie_Antoine_de_Tounens_cropped

Con esas palabras me amenazaba mi padre para que me portara bien en la mesa cuando salíamos a comer afuera. La reciente muerte de la hija del dudoso conde es una buena excusa para recordar a este peculiar personaje, quien además de dar clases de patinaje, inventó pasos de tango y terminó vendiendo sus servicios de experto en protocolo al mismísimo General Perón (para Eva).

También murió Philippe Boiry, príncipe de la Patagonia, quien en 1951 sucedió a Antoine de Tounens, un aventurero del Perigord, autoproclamado rey de la Araucania y la Patagonia en 1860.

No dejan de ser historias de inmigrantes. Historias que refieren a la búsqueda de lejanas costas para dotar de nuevo significado a sus vidas.

Carolina Ruggero, socióloga y experta en políticas públicas