maxiposts

Contigo en la distancia

Jennifer-Baron-foto-1

Hace pocos días, en Buenos Aires, la genial Jennifer Baron me contaba que, desde que había vuelto de Brooklin y había comenzado a dar clases de canto, los alumnos aparecieron también en el lugar del cual se había ido y decidió que eso no sería problema gracias a Skype. No se bien cómo lo hace, pero la chica da clases de canto a pesar del lag. Quizás sea parte del encanto.

Unos días antes, mi amiga Carolina, me contaba que un amigo nuestro que vive en un pueblo del sur de Francia, había comenzado a analizarse con un psicólogo porteño también a distancia.

Ya hacía tiempo que Marimanta nos había venido con la propuesta de sus cursos de escritura creativa por Hangouts.

Independientemente de la herramienta de comunicación utilizada, asocié estos comentarios, muy cercanos entre sí en el tiempo, a las conversaciones (también más frecuentes en los últimos tiempos) que solemos tener sobre la importancia de los maestros.

Los tres casos, aunque uno no está asociado a la docencia, muestran cómo puedes buscar al maestro que más te guste y, si se aviene, aprender de él. Al igual que en la construcción de comunidades reales, si Internet lo permite, la relación comienza, busca su propio marco y crece. Luego, quizás, llegue el momento de querer trabajar con él, de participar de sus proyectos para realmente aprender. Pero mientras tanto, quedémonos en esta relación inicial, en este enorme mapa de cosas para aprender.

En los tres casos narrados, todos los actores transitan sobre unas reglas de juego conocidas para todos, sobre experiencias preexistentes que solo buscan un nuevo canal: el que busca un psicólogo lo hace en el lugar donde sabe que son como a él le gustan y para eso usa internet; quien da un taller de escritura sabe que lo que tiene para contar, tiene que poder hacerlo por cualquier medio y entonces se anima a no quedarse en lo presencial, seguramente ganará en número de interesados; quien quiere aprender a cantar con Jenn, a armonizar a su particular manera, debe hacerlo con ella… y hasta podrán hacerlo al unísono o compartirlo con otros.

Sin lugar a dudas hay espacio para los emprendedores de la economía directa dentro del mundo del aprendizaje P2P. Posibilidades que van mucho más allá del broadcast de los Mooc.

Carolina Ruggero, socióloga y experta en políticas públicas