miniposts

Aventuras en el museo

guggenheim-bilbao-ernesto-neto-01

Ayer tuvimos una comida de esas que realmente incentivan, con esas charlas que regodean la mente y el corazón. Al terminar, Nat propuso ir a ver la muestra de Ernesto Neto que hay en el Guggenheim.

No se si fue porque nuestras cabezas se encontraban en estado de ebullición, pero la experiencia complementó nuestro estado de ánimo de manera perfecta.

La propuesta de Neto permite tocar, oler, saltar, trepar, mirar encantado, comentar, sentirse parte como si supieras todo sobre arte y al mismo tiempo sentirte un niño. Nunca me había divertido tanto en un museo.

No puedo decir más que «vayan a verla si tienen oportunidad». Eso sí, si es en el Guggenheim de Bilbao, no dejen que ni el personal de sala ni la muestra de Yoko Ono les empañen la visita.

Neto en GuggenNat y Caro camino a Neto

Carolina Ruggero, socióloga y experta en políticas públicas