miniposts

Aventuras en el museo

guggenheim-bilbao-ernesto-neto-01

Ayer tuvimos una comida de esas que realmente incentivan, con esas charlas que regodean la mente y el corazón. Al terminar, Nat propuso ir a ver la muestra de Ernesto Neto que hay en el Guggenheim.

No se si fue porque nuestras cabezas se encontraban en estado de ebullición, pero la experiencia complementó nuestro estado de ánimo de manera perfecta.

La propuesta de Neto permite tocar, oler, saltar, trepar, mirar encantado, comentar, sentirse parte como si supieras todo sobre arte y al mismo tiempo sentirte un niño. Nunca me había divertido tanto en un museo.

No puedo decir más que «vayan a verla si tienen oportunidad». Eso sí, si es en el Guggenheim de Bilbao, no dejen que ni el personal de sala ni la muestra de Yoko Ono les empañen la visita.

Neto en GuggenNat y Caro camino a Neto

Carolina Ruggero, socióloga y experta en políticas públicas

4 Comments

    • Alan Furth

      Sí en el Faena, pequeña, si mal no recuerdo solo estaban sus obras colgantes, o a lo mejor es que me divertí tanto dentro de ellas que no recuerdo nada más de la exposición 😀

  • David de Ugarte

    Fue genial!! Neto es una maravilla: simbología personal, experiencia, ceremoniosidad (de su boda)… increíble! Te envolvía literalmente en su universo, las formas, los olores, el manejo de la luz… la mejor exposición en muchísimo tiempo.

    Y la nota discordante sí, el personal de sala… lo nunca visto: hablando de sala en sala despellejando a voces a jefes y compañeros… un mal rollo!! Desde luego falta cultura de servicio y si lo unes a la vergonzosa exposición de Ono, da para pensar.

    Pero vamos, nada era capaz de empañar a Neto: un genio!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *