• maxiposts

    Mi adorada media res

    Creo que cualquiera tiene derecho a comer lo que le haga bien. A mí, personalmente me gusta que la comida me haga bien impactando en todos mis sentidos y se traduzca en una sensación de bienestar. Comer o no animales es una decisión personal y existen muchas variantes con respecto a la postura de no hacerlo. Algunas, aunque no las comparta, entrañan actitudes en relación a distintas cuestiones: la salud, el mercado, la mercantilización de seres vivos o el maltrato animal. Otras, sencillamente son traducciones de conflictos con la comensalidad, que encontrarían mejor lugar en la terapia. Lo repito, es mi postura y por eso puedo compartir mesa con cualquier…