Mientras Voy

Cada día, a lo largo del día una va pensando cosas. Cosas personales.

Y cuando digo personales, no estoy diferenciando trabajo de vida privada ni nada por el estilo. Estoy hablando de esas cosas que una piensa en la intimidad, mientras va caminando por la calle, viajando en tren o esperando para una reunión. Hablo de lo que puede llamarse una reflexión íntima.

En fin, la cosa es que vamos pensando cosas. Dependiendo de hacia donde vayamos o de donde venimos, en qué cosas vamos pensando. Pueden ser cosas relacionadas con la vida afectiva, cosas que nos causan gracia y muchas muchas veces pensamos en cosas que no tuvieron su lugar en el momento en que estabamos leyendo, escribiendo o discutiendo otras relacionadas.

Esas cosas son las que muchas veces quedan de lado, caen en el olvido mientras esperan su momento. Ese momento pocas veces les llega y muchas de esas cosas son reflexiones importantes: son aquello en lo que nos quedamos pensando después de una reunión, la segunda vuelta de tuerca que le dariamos a una presentación, aquello que no esgrimimos en una discusión por que no lo teníamos del todo claro.

Muchas veces esos pensamientos son más interesantes que lo que los precedió y sin embargo no los compartimos con nadie y, por lo tanto, perdemos la oportunidad de que se transformen en experiencia acumulada.

Este es uno de los objetivos principales de este espacio. Dar un lugar a esos sedimentos para que se conviertan en experiencias compartidas.

Tengo una petaquita


Ayer me compré una valijita. Objetivo: no despachar equipaje salvo que tenga que ir a Suecia en invierno.
Mientras pienso qué será lo más adecuado para el clima asturiano, voy anotando qué cosas quiero decir. La primer pregunta que me hago para ordenarme es: A la hora de organizar una transferencia en forma de programa o proyecto de inclusión, qué es lo mejor que podemos transferir? es dinero? organización? conocimiento?

Ordenando la cabeza como si fuera un ropero


La semana que viene tengo la suerte de viajar a Gijón. A pesar de los apuros que implica, es genial cuando estamos obligados a parar un segundo y sistematizar lo que tenemos constantemente en la cabeza. Será una linda oportunidad para poder contar las distintas reflexiones que tuvimos en los últimos meses acerca de cuales son las mejores estrategias a la hora de pensar en programas efectivos de inclusión social,

Sol en el Río Color de León

Sebastián, Mariana y Olivia
Ayer el sol logró varias cosas: que los esforzados planes para salir de casa se transformen en un paseo indiscutible, que el análisis sobre el perfil arquitectónico de la ciudad se vuelva profundo, que el queso y el vino supieran inigualables

El Método

La tentación es grande. La de perseguir un método para lograr el post infalible.
Y ni hablemos de un primer post!

En principio, pensé que la forma correcta de hacerlo era leer no menos de 300 primeros posts de blogs relevantes y, de esa manera, poder estar segura de quedar al menos en mitad de tabla.

Mal que le pese a mi temor a la exposición (más bien al ridículo), el peor post de la historia no se si se ha escrito, pero seguramente no es este! Así que basta de paparruchadas, les cuento de qué va y ponemos manos a la obra.

A la derecha de su pantalla, verá un espacio destinado a miniposts. Allí supongo irán apareciendo comentarios más o menos relevantes, más o menos consistentes, más o menos personales

A la izquierda, acá mismo, se encuentra el espacio destinado a comentarios supuestamente más organizados. Veremos que resulta.

Además, gracias a la buenas lecciones de David (a quien agradecemos el impulso a y la confección de este espacio), creo que podré mostrar lindas fotos, cosa que me pone contenta.

Por qué? Porque si de pronto un día te das cuenta que dedicas varios minutos al día a comentarle a gente cosas y que eso te hace sonreir, cuanto mejor debe ser hacerlo en más de 140 caracteres y que además te los puedan comentar, no?